2 de mayo de 2010

BASURERO


BASURERO

Desde los veinte años he trabajado en el turno de noche para la empresa concesionaria de recogida de basuras del área metropolitana. Basurero es un oficio denostado y poco agradecido y por el contrario imprescindible. Nadie de pequeño sueña con serlo.
El agrio olor de la podredumbre se pega a la piel durante horas y al llegar a casa me froto enérgicamente en la ducha para eliminarlo pero creo que ya forma parte de mí.
Cuando era más joven pensé en montar un negocio de restauración pero enseguida llegaron los hijos y quedó descartado.
Tengo 56 años y cuando salgo de casa el sábado por la noche enciendo con devoción un cirio a Santa Rita, abogada de lo imposible. Coloco debajo de la imagen el boleto de la quiniela, entonces rezo porque la noche vaya tranquila y volver a casa aunque sea con el pestazo de las inmundicias de la ciudad para pasar el domingo, repantigado en el sillón, contando los resultados de los partidos, confiando en la suerte y soñando con una vida mejor.


Marien
* Dibujo para colorear extraido de la web.

18 comentarios:

Marien dijo...

Hola, paso a ver como va todo y ha colgar un texto real.
Abrazos para todos.

elisa...lichazul dijo...

que sería de nuestra vida sin ellos, el caos nos tomaría por asalto y todo absolutamente todo el sistema reventaría

besitos de luz
buen domingo!!!

TORO SALVAJE dijo...

No debe ser una profesión fácil.
Mi reconocimiento para todos ellos.
Muy bien escrito.

Besos.

Miguel Baquero dijo...

Cuántas vidas se van así, como colgadas a la trasera del camión del basura, esperando el golpe de suerte de la primitiva...

Lola Mariné dijo...

No, nadie sueña con recoger basuras de mayor, pero al fin y al cabo es un trabajo digno, algo que ahora es un bien escaso.
Feliz semana.

zayi dijo...

al menos tiene curro...yo ni eso...ya no sé a quien ponerle el euromillón si a Santa Rita, a Santa Lastenia, a San Judas Tadeo....
Muy bueno linda. Es tan real que hasta se me parece a alguien que conozco y que trabaja en la basura...
Un besito.

Maribel dijo...

Confiar en la suerte y soñar con una vida mejor es un deber para todos nosotros. Nadie está del todo contento con las basuras que le toca cargar en la vida ¿verdad? El que no sea basurero que tire la primera piedra.
Un abrazo y felicidades por el texto.

Maria Susana dijo...

Me adhiero, el que no es basurero que tire la primera piedra,trabajo digno si los hay.
Muy buen texto.

Sonia dijo...

Me ha gustado esta dosis de realidad tan cotidiana. Qué trabajo más duro y qué necesario...

virgi dijo...

Siempre me han admirdo esas personas que trabajan recogiendo y limpiando lo que los demás desechamos. Debe ser un trabajo duro y lo valoro mucho.
Me ha gustado que se lo dedicaras, querida Marien.
Un fuerte abrazo

B. Miosi dijo...

El basurero, un personaje interesantísimo. Todos pasan a su lado y nadie lo mira. ¿De cuántos secretos se enterará? ¿a cuántos escuchará? siempre he pensado que es el mejor camuflaje para un espía.

Besos!
Blanca

Carla dijo...

Soñando con una vida mejor... espero que se le cumpla!

Lunska Nicori dijo...

Sí, Marien, real como la vida misma...
Me detengo poco, llego de milagro, pero tarde o temprano aparezco...
Sigo sin mucho tiempo, y feisbukeo el poco que tengo...Pero no me olvido de ti, paisana.
Un abrazo muy grande, y besicos

La sonrisa de Hiperión dijo...

La vida es jodida.... y tendemos a hacernosla a nosotros mismos, más insoportable...

Saludos y un abrazo enorme.

Janet dijo...

Lo importante, más que alcanzar lo que uno quiere, es amar y aceptar lo que se tiene... Ser basurero es una manera como otra cualquiera de prostituirse, igual que se prostituye un vendedor por cuenta ajena, un funcionario, un empleado de banca.
Lo que marca la diferencia es la pasión con la que se ejerce, si se hace por dinero o con la convicción de que se realiza un buen servicio.
un saludo

Eva- La Zarzamora dijo...

Es un trabajo como otro, y no solo ellos juegan a la primitiva.

Buen relato, Marien.

Besos.

Marien dijo...

Gracias a todos por vuestros comentarios.
Besos

Gabrielle Dupré dijo...

Que orgullo! Yo no denosto tu tabajo, es honrado y es curioso, las cosas que ves, conoces y recoges: todo un viaje! Felicidades.